Colegio Azapa Valley School

La arquitectura de nuestro proyecto la podemos definir como bioclimática, ya que los factores para diseñar fueron obtener el máximo de confort en su interior y un consumo mínimo de energía convencional. Es decir, intenta sacar el máximo partido de las condiciones del entorno, por ejemplo como es la luz (celdas fotovoltaicas) y el viento (control de ventilación).

 

Para lograr una Eficiencia Energética, pensamos en la disminución de los consumos de energía, manteniendo los mismos servicios sin disminuir el bienestar y la calidad de vida de los habitantes, protegiendo el medio ambiente, asegurando el abastecimiento y fomentando un comportamiento sostenible en su uso. De esta manera se incorporo definiciones como doble piel, espacios intermedios, ventilaciones cruzadas y cubiertas verdes.

 

Durante el proceso del proyecto y construcción nos preocupamos de la Eficiencia Energética y del ahorro de energía que permita financiar la edificación.

 

Las ventajas son que la energía es limpia, ya que usa el sol como energía renovable. Se proyectan paneles solares sobre la cubierta vegetal de todos los surcos de las salas de clases.

 

El proyecto es sustentable, ya que cuenta con una ubicación privilegiada y además deja liberado un gran porcentaje del terreno para áreas verdes.

 

Cuenta con una eficiencia en el uso del agua, las edificaciones usarán artefactos con temporizador, que incluyen sistemas de control en sanitarios según su uso, el sistema de riego, como también la recuperación de aguas recicladas de lavatorios, duchas, aguas de lluvia, etc. de esta forma se reducirá el consumo de agua potable para riego de jardines.

 

Utilización de técnicas de regadío eficientes (riego por goteo, aspersores, etc.) para riego de jardines, con plantas nativas de la zona.

 

Se ahorra energía y se aprovecha la luz solar, a través de la Energía solar fotovoltaica, que genera electricidad directamente a través de un proceso fotoeléctrico que realizan las celdas fotovoltaicas, ubicadas en todos los techos verdes de los surcos.

 

Al ser expuestas al sol las placas de sílicio reaccionan liberando electrones, estos electrones son capturados y producen corriente continua, la que pasa por un alternador que la transforma en corriente alterna que es la que utilizamos normalmente. Además es posible almacenar esta energía en baterías, lo que nos permite tener un respaldo en la noche.

 

Se utilizarán lámparas de alta eficiencia, a la vez se aprovechara la luz natural que ingrese por las ventanas creando ventilaciones cruzadas e iluminación simultáneamente.

 

Para el acondicionamiento térmico se creó la regulación térmica a través de una cubierta verde en la losa de las edificaciones, la cual forma una barrera impermeabilizante y aislante térmicamente optimizando el uso de la energía.

 

Se reduce la polución nocturna de luz para facilitar la visión del cielo nocturno. La luz interior queda confinada y la luz exterior se encuentra apantallada para no pasar la línea de edificación.

 

La edificación cuenta con doble fachada para facilitar la ventilación cruzada, mediante una abertura menor en relación a la salida y mediante la generación de un elemento exterior se canaliza y distribuye de mejor manera el aire al interior, favoreciendo de este modo la circulación del aire entre los diferentes espacios y así mantener un adecuado confort térmico.

 

Las fachadas de las edificaciones serán de color blanco, así reducimos la absorción de calor por los muros, reduciendo la carga térmica (absorción de calor) en un 50%.

 

El Impacto medioambiental, tanto el visual como el físico son mínimos, por tanto, la forma de la edificación se adapta al espacio permitiendo a los elementos naturales, adoptar una forma orgánica y conservar el entorno más inmediato. Los materiales elegidos son compatibles, viables y reciclables.